jueves, 10 de junio de 2010

Horizonte...

Todo acabó.
O quizá no.
Mi horizonte
se tornó
un cielo
pintado al oleo.
Se diluyeron
en un instante
bajo tu
crueldad
todos
mis sueños,
anhelos…
lo que
yo creía
amor.


Sólo quedó
esa noche
un horizonte
pintado.
Y, oh Dios,
qué hermoso
era.

Y fue rojo,
de un rojo roto,
intenso.
Era pintura
manchada de sangre.
Tu sangre…
¿o era
la mía?
No importa.
Nuestra.

Y la sangre palpitante,
oscura,
perteneció
a aquella
que amé.
El rojo líquido
sucio,
perteneció
a aquella que
ahora
odio.
Bebí de ella,
manché
mis labios
con su sabor
agrio.

Fue mi pincel
su cabello
oscuro.
Se convirtió en mi lienzo
su cuerpo
despedazado.
Y las lágrimas
que jamás vi verter
diluyeron mi pintura,
se mezclaron
con la sangre
que derramó
por mi…
para mi.
Fueron sus sueños
mi única
inspiración.

Era el horizonte
más hermoso
que he visto,
que jamás veré.
Tu cuerpo sin vida,
en el suelo,
roto,
las pinceladas
de sangre fresca
sobre el lienzo de tu piel.
Mi gran obra,
mi única
creación.
El horizonte
de tus ojos
apagados,
sin vida.

Y, oh Dios,
qué hermoso
era.

10 comentarios:

verofarfallarosa dijo...

Excelente =)

tusojosmisalas dijo...

holas q hermoso era...me gusto eso de un rojo roto...kariños
David.V.

C´est moi! dijo...

Muy bonito!
Son tuyos los textos, dibujos y fotografías?

:D

elialop dijo...

escribes muy bien es una pasada!!

yoli dijo...

y que hermoso es lo que escribes...

mflorencia dijo...

qué bonito!

3000m bajo el agua dijo...

Hermoso!! me encantó
escribes muy bien.

Amé el "qué hermoso era"

saludosXD

Espérame en Siberia dijo...

Qué pedazo de Blog. ¡Enhorabuena!

Lo'ps adiction. dijo...

Me deja sin palabras...
un besito guapa!

a millas de la nebulosa dijo...

waao u_u i like it :D

bn blog mujer!